¿Estás registrado?Haz tu pedido
Alimentación, salud y productividad

Alimentación, salud y productividad. Del beneficio social al beneficio vital

En el entorno de trabajo, conseguir una alimentación saludable beneficia a todos

Los beneficios sociales que una organización puede ofrecer a sus empleados afectan directamente en su productividad. Y, entre los beneficios más demandados, la alimentación juega un doble papel. Por un lado, es una forma de agradecer el esfuerzo a cada profesional. Por el otro, la alimentación y la salud están estrechamente relacionados. Y es que los hábitos saludables… generan una productividad laboral saludable. ¿Cómo se consigue esto? Veamos paso a paso:

  • Cómo influye la alimentación en la salud
  • Cómo influye la alimentación en la productividad de los empleados
  • Comer en la oficina… y ser más productivos

Cómo influye la alimentación en la salud

Una dieta saludable nos protege de la malnutrición y de enfermedades no transmisibles: enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer… Fuente: who.int

Dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la alimentación y salud ocupan íntegramente el ODS 2, Hambre Cero. En el año 2019 se produjeron 11 millones de muertes directas por mala alimentación. Una cifra alarmante que asciende cada año.

Y no. No basta con pensar en seguir una dieta a corto plazo, o realizar actividad física de alta intensidad unos meses y luego abandonarla. Pero atención: no todo el mundo necesita la misma ingesta de alimentos, debido al peso, la edad, la actividad a desarrollar… Aunque sí, en la medida de lo posible, una variedad de nutrientes necesarios para un correcto funcionamiento (la regla 50-25-25) y un aporte calórico suficiente se estima en:

  • De 2.000 a 2.500 kilocalorías al día para un varón adulto de 75 kilogramos y ejercicio moderado.
  • De 1.500 a 2.000 kilocalorías al día para una mujer adulta de 65 kilogramos y ejercicio moderado.

¿Recuerdas los hábitos saludables? Pues un hábito es una costumbre a largo plazo que cambia tu estilo de vida. Y sí, también la profesional.

Hábitos saludables de alimentación en la oficina

  • No te saltes ninguna comida.
  • Dedica un tiempo determinado, pausado, a comer.
  • No olvides la pausa por la mañana y por la tarde.
  • No comas delante de la pantalla (de ninguna pantalla).
  • Intenta mantener un menú variado y equilibrado.

Más consejos para no perder la cabeza con las comidas en la oficina en este artículo

Alimentos que aumentan la productividad laboral

  • Frutos secos. Como nueces o avellanas, son ricos en omega 3, que te mantendrá activo.
  • Aceite de oliva virgen. Mejor sin cocinar, aportará antioxidantes.
  • Hidratos de carbono. Mejor integrales y no refinados, como cereales integrales, harina de centeno…
  • Proteína de origen vegetal. En formato legumbre, tofu, guisantes, quinoa, amaranto, trigo sarraceno…(y de paso huyes de grasas saturadas)
  • Fruta y verdura. El mejor aliado cuando quieras picar entre horas, una pieza de fruta.
  • Pescado. Los ácidos grasos omega 6, el selenio, y el zinc son nutrientes cuyo déficit puede afectar de forma negativa a funciones cognitivas como la memoria y a la concentración. ¡Un extra en productividad!

Comer en la oficina… y ser más productivos

Si el objetivo es aumentar la productividad de los empleados a través de beneficios en alimentación y salud, es tarea de la empresa asegurar que se escuchen, y se cubran, las necesidades de dichos profesionales.

Según un estudio por la organización HERO y la Brigham Young University, los empleados con dietas poco saludables tienen un 66% más de posibilidades de disminuir su productividad

Para ofrecer este beneficio social , hay que contar con un servicio que cumpla los estándares nutricionales (casero, saludable, conveniente, de calidad) pero además responda a las exigencias del empleado que cada vez se ha vuelto más exigente (sostenible, seguro, actual). Y Brio! y StreetDeli suman a esto un valor más: adaptable.

Comer en la oficina con Street Deli

Porque Brio! entrega en la oficina un menú de varios días (para consumir en la oficina o llevártelo para consumir en casa si trabajas con modelo híbrido) preparado a diario por chefs y nutricionistas. Comida fresca, variada y saludable que también ofrece StreetDeli a través de espacios modulares que se adaptan al lugar de trabajo, con servicios gastro de snacks, desayunos y menús diarios.

Prueba Brio! en tus oficinas

Recuerda: la salud es un derecho. Por ello, ofrecer un servicio que supere las expectativas de todos puede ser una gran alternativa para tu empresa. Y en eso, podemos ayudarte mejor que nadie.

You may like also
Comer en la oficina: huyendo de malos hábitos nutricionales

“Caliento un par de cosas, lo meto en un túpery ya tengo una comida hecha”. “No, si yo con un café ya tiro toda la mañana”. “¿Vamos a comer fuera? Mejor empiezo la semana que viene a comer mejor”.

Seguro que has escuchado, o pronunciado, alguno de estas afirmaciones alguna vez. Y es que no es fácil librarse de la pereza, los caprichos o los tópicos que acompañan a la hora para comer en la oficina.

Pero puede ser más sencillo de lo que crees huir de los estereotipos. Aquí encontrarás un listado de hábitos que evitar, y adquirir, en cuanto a la comida en la oficina y en casa.

En este artículo hablamos sobre:

Cómo la comida afecta a la productividad de los trabajadores5 hábitos que evitar al comer en la oficina5 hábitos que adquirir al comer en la oficinaComer en la oficina vs comer en casaCómo la comida afecta a la productividad de los trabajadores

Una correcta ingesta de alimentos puede aumentar la productividad de alguien en un 20% según la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Para ello es recomendable hacer mínimo cuatro comidas diarias (las tres principales y una o dos entre medias) y consumir los principales nutrientes (verduras, hidratos de carbono, proteínas) diariamente.

Batch cooking, la nueva tendencia para comer en la oficina

Nuevos conceptos con prácticas clásicas para preparar la comida

Comer en la oficina no tiene por qué ser un quebradero de cabeza, aunque esta sea la sensación que tenemos muchos trabajadores semana tras semana. Recientemente, han surgido tendencias que pueden facilitarnos un poco más la vida a la hora de comer en casa o en la oficina. La filosofía en torno al Batch Cooking ha llegado, aunque nunca se fue. ¿En qué consiste esta técnica que garantiza la organización de una dieta variada, interesante y saludable?

Para conocer más sobre este concepto te hablamos de:

¿Qué es Batch Cooking?Algunas Batch recetasBatch Cooking en la oficina ¿Qué es Batch Cooking?

Básicamente significa cocinar por lotes. Es decir, reservar un día a la semana, habitualmente el domingo, para preparar, en elaboraciones de quince minutos, las raciones diarias de tu menú semanal. Cocinas un día no más de dos horas y sirve para comer el resto de la semana. Las principales ventajas de este método son el ahorro de tiempo (cocinas una vez y te olvidas) y el aprovechamiento de los alimentos usándolos en más de un plato.

Batch cooking se asocia a otros conceptos como meal prep, planificación semanal para el tupper del trabajo, y real fooding, comida saludable con pocos procesados, y que elimina los ultraprocesados.

Algunas características de las batch recetas son:

Incluir varias preparaciones que puedan guardarse en el congelador. La conservación de los alimentos para un futuro uso al vacío o refrigerados es importante. Cremas de verduras, salsas de tomate… piensa en platos que aguanten bastante tiempo. Un plato perfecto bajo esta filosofía culinaria podrás guardarlo en la nevera durante una semana. Utilizar ingredientes que se puedan usar en más de un plato. Así se ahorra en tiempo y dinero. Por ejemplo, verduras asadas, pechuga de pollo… Adquirir alimentos estacionales, como la fruta de temporada, las setas, los frutos secos… ya que estarán en su momento óptimo para consumir. Ordenar los tupperes en la nevera según consumo. Para ello se tiene en cuenta el “tiempo fresco” de algunos alimentos: las recetas con huevo se deben tomar en lunes o martes, mientras que aquellas que requieren calor, como carnes y pescados en salsa, pueden aguantar algo más en la nevera.
StreetDeli, la propuesta gastronómica alternativa al comedor para oficina

La alternativa al comedor para oficinas que no cuenta con cocina y quieren ofrecer menús saludables, frescos y de calidad a sus empleados existe, y se llama Street Deli

Tras la pandemia el comedor para oficina está viviendo una evolución. Llega un nuevo concepto de restauración para empresas medianas que no disponen de cocina ni zona de preparación. Street Deli ofrece un córner con una propuesta gastronómica fresca, actual y versátil, donde prima la calidad y la variedad. Un servicio ágil, eficiente y sostenible que te permitirá ofrecer a los empleados los servicios que se merecen.

¿El fin de los comedores de empresa?

Las empresas se enfrentan a un nuevo contexto. La pandemia que nunca dejaremos del todo atrás ha modificado la realidad corporativa. La implementación del trabajo flexible o en remoto se ha expandido rápidamente y parece haber llegado para quedarse. Grandes y pequeñas empresas han decidido implantar el modelo híbrido de trabajo, donde se combinan días de oficina con días en remoto, de forma definitiva.

¿Qué ocurre si cada día acude a la oficina la mitad de la plantilla? Pues que las organizaciones necesitan menos espacio. Muchas han decidido mudarse a sitios más pequeños y funcionales. Otros han renunciado a los facilities de restauración. Las cocinas, en algunos casos, llegan a ser innecesarias porque no es rentable ni eficiente mantenerlas para el porcentaje de la plantilla que acude físicamente a las instalaciones. El modelo tradicional de comedor para oficina deja de tener sentido.

Sin embargo, ¿es justo que los empleados dejen de disfrutar de beneficios que antes recibían con normalidad? Nosotros creemos que no. Los servicios de restauración de las empresas son un ingrediente indispensable a la hora de promover la calidad de vida de los empleados. No solo les ofrecen un menú saludable, variado y asequible, sino que les ahorra tiempo y preocupaciones a la hora de organizar su alimentación semanal.